Es la coordinación entre instituciones y actores locales en el municipio para garantizar la prevención de la violencia hacia la niñez, y la restitución de sus derechos. Utiliza las rutas de derivación al sistema departamental y comunitario.