Se le atribuye al Sistema Departamental que coordine entre las instituciones y actores sociales en el departamento, para garantizar la prevención de la violencia hacia la niñez y adolescencia.