El entorno familiar es el primer y principal lugar en el cual niñas, niños y adolescentes deben sentirse protegidos. No obstante, muchas situaciones de desprotección y por diferentes motivos, se generan en el hogar. Por ello, las herramientas del entorno familiar están dirigidas para prevenir situaciones de abuso, maltrato y violencia que se puedan presentar en la familia.