Acerca del Sistema Nacional de Protección Especial de la Niñez y Adolescencia

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF, junto a sus socios: Fundación Sobrevivientes, El Refugio de la Niñez, Misioneros Scalabrinianos, Gobiernos Municipales, entidades departamentales y nacionales, así como aliados de la sociedad civil y cooperación, impulsan desde hace cuatro años una respuesta organizada e integral a los graves problemas de violencia, explotación y abuso que sufren las niñas, los niños y los adolescentes.

Para colocar siempre a la niña, el niño, las y los adolescentes, y sus derechos, en el centro de todas las acciones, es necesario crear y promover entornos seguros y protectores para la infancia en múltiples ámbitos y que éstos estén coordinados desde el nivel familiar y comunitario, pasando por los niveles municipal y departamental, hasta el nivel nacional. Es clave la generación de políticas y programas de protección especial contra la violencia las que junto a las políticas y programas de protección social ayuden a reducir las vulnerabilidades y riesgos sociales de la pobreza, discapacidad y otros.

En cada uno de los niveles del Sistema Nacional de Protección Especial de la Niñez y Adolescencia, las personas, organizaciones e instituciones del Estado, según sus características, mandatos y posibilidades, tienen la responsabilidad de organizarse para desarrollar acciones concretas que permiten prevenir, detectar y atender cualquier tipo de violencia contra la niñez y adolescencia o violación a sus derechos.

Para ello, es necesario que en cada nivel se conozcan las situaciones de desprotección, se planifiquen acciones de prevención y se coordinen y articulen las rutas de derivación y atención a cada caso.

La violencia contra la niñez no es normal y nunca se puede justificar. Siempre se puede prevenir y detectar antes de que provoque daños irreparables.

El Sistema Nacional de Protección Especial de la Niñez y Adolescencia ya está presente en 140 Municipios y de 10 Departamentos y busca expandirse a todo el país para llegar a todas y todos los niños, niñas y adolescentes.